Wall Street cierra 2022 con la mayor caída anual desde 2008

Las acciones estadounidenses cerraron a la baja el viernes 2022, coronando un año de fuertes pérdidas impulsadas por alzas agresivas en las tasas de interés para frenar la inflación, los temores de una posible recesión, la guerra entre Rusia y Ucrania y las crecientes preocupaciones sobre el aumento de casos de COVID en China.

El S&P 500 perdió un 19,4% este año, lo que marca una disminución de aproximadamente 8 billones de dólares en capitalización de mercado. El Nasdaq bajó un 33,1%, mientras que el Dow Jones Industrial Average cayó un 8,9%. Es esencial decir que estas disminuciones porcentuales para los tres índices fueron las mayores desde la crisis financiera de 2008.

A pesar de las pérdidas anuales, el Dow Jones y el S&P 500 rompieron rachas de tres cuartos de pérdidas en los últimos tres meses del año. Por otro lado, Nasdaq, dominado por empresas como Apple, Tesla y Microsoft, logró su cuarto trimestre negativo consecutivo por primera vez desde 2001.

Los servicios de comunicación fueron el sector con peor desempeño en el S&P 500 en 2022, con una caída de más del 40 %, seguido por el consumo discrecional. La energía fue el único sector que subió un 59%.

En la última semana del año los inversionistas esperaban un rally de Santa Claus, que por desgracia no sucedió; el Dow Jones Industrial Average DJIA disminuyó un 0,18%, el S&P 500 SPX un 0,1% y el Nasdaq Composite COMP un 0,3%. En adición, 10 de los 11 índices sectoriales S&P cayeron el viernes, encabezados por bienes raíces y servicios públicos.


La semana entrante será otra semana comercial acortada por las vacaciones, con los mercados de acciones y bonos cerrados el lunes. No obstante, una vez que Wall Street regrese, habrá un puñado de publicaciones de ganancias notables y datos de empleos de diciembre que esperar.

El miércoles, los inversionistas obtendrán el índice manufacturero de diciembre. Sin embargo, el informe de empleos es el que tiene más atentos a los inversionistas, ya que la Reserva Federal busca señales de un debilitamiento del mercado laboral, para tomara desiciones con respecto a las tasas de interés. Se prevé que la tasa de desempleo se mantenga estable en un mínimo histórico del 3,7%.

Y mientras que las acciones tuvieron un año miserable, los bonos no fueron la excepción. La inflación, las subidas masivas de tipos y un dólar fuerte hicieron que los bonos fueran poco atractivos para los inversores.


El rendimiento del índice de bonos del Tesoro de EE. UU. de S&P fue del -10,7 % en 2022. El bono del Tesoro de EE. UU. a 30 años, cayó a su peor rendimiento, -35 %, en un siglo.

Los bonos corporativos no se salvaron de tener un terrible año. El rendimiento de los bonos emitidos por empresas del S&P500 fue de -14,2% este año. El índice agregado de bonos estadounidenses de Bloomberg tuvo su peor año desde el inicio del índice en 1977.

A pesar de ello, no todo fue pesimismo en este mercado. El rendimiento de los bonos del tesoro a 10 años terminó el año por debajo del 4%. Eso es un alivio para los mercados en comparación con octubre, cuando se disparó por encima del 4,3%. Logrando que el mercado de bonos termine el año con cierto optimismo, pero aún con una muestra de signos de la volatilidad que lo ha plagado a lo largo de 2022.


 

La Reserva Federal de EE.UU. aumentó la tasas de interés de referencia en 50 puntos básicos en diciembre de 2022, y la tasa de fondos federales ahora se encuentra en un rango de 4,25 % a 4,5 %, que es el nivel más alto desde el año 2007. A pesar de esto, la inflación se mantiene muy por encima de lo que la FED cree que es consistente con precios estables, y el banco central de EE. UU. tiene más trabajo por hacer.

Los participantes del mercado monetario ven una probabilidad del 65 % de un aumento de 25 puntos básicos en la reunión de febrero de la Fed, y se espera que las tasas alcancen un máximo del 4,97 % a mediados de 2023.

A los inversionistas les sigue preocupando que una Reserva Federal agresiva lleve a la economía a una recesión que podría afectar las ganancias corporativas y los mercados bursátiles. Se prevé que el mercado de valores de EE. UU. sea hipersensible a cualquier tipo de comentario de la FED en 2023.


Las acciones asiáticas cerraron 2022 ampliamente a la baja, el índice Hang Seng vive su peor año en más de una década. La mayoría de los índices bursátiles asiáticos perdieron terreno en 2022, y los índices de Hong Kong y Corea del Sur registraron su peor desempeño anual en más de una década.

El índice Hang Seng cayó más del 15%, en su tercer año consecutivo de caídas. Las medidas enérgicas regulatorias de Beijing y su insistencia en las políticas de cero covid han golpeado a las empresas chinas, muchas de las cuales cotizan en Hong Kong.


Los precios del petróleo subieron alrededor de un 6,7% en 2022, con un cambio apenas perceptible en su última semana del año, terminando con un alza del 0,9% a $80.26 el barril la semana.

Para el petróleo, 2022, será un año recordado por el enorme aumento de los precios tras la invasión rusa de Ucrania en febrero. Desde entonces, los precios han regresado cerca de donde comenzaron el año después de subir a más de $120 por barril por la preocupación de que los suministros rusos se corten debido a la guerra. Como solución las naciones occidentales se comprometieron a dejar de lado el petróleo y el gas rusos e implementaron un tope de precios en las exportaciones de ese país, que ayudó a estabilizar su precio.

La tensión en el mercado global ahora se encuentra entre la preocupación de que el debilitamiento del crecimiento económico frene la demanda de crudo y las posibles reducciones en la oferta. La Organización de Países Exportadores de Petróleo redujo las cuotas de producción para apuntalar los precios, lo que sugiere que es posible que deba hacerlo nuevamente para evitar que caigan demasiado en 2023.


Una de las historias más importantes del 2022 fue la desastrosa crisis de las criptomonedas, que durante el año se desplomó un 64% cuando empresas de la industria quebraron.

Después de un dramático avance en 2021 a máximos históricos, los inversores se enfrentaron a un colapso épico. La implosión de parte de la industria con la caída de FTX de Sam Bankman-Fried, envió a los comerciantes a buscar refugio.

A medida que el calendario da paso a un nuevo año, algunos inversores piensan que el dolor está lejos de terminar. Esperan que el mercado bajista persista hasta que llegue una recesión o la Fed cambie de rumbo. Algunas también proyectan que las acciones alcanzarán nuevos mínimos antes de recuperarse en la segunda mitad de 2023.

Scroll al inicio
A %d blogueros les gusta esto: